“Bombs Away” la mejor solución para detectar posibles explosivos de la Guerra Civil en su proyecto de construcción.

El Servicio de Desactivación de la Guardia Civil recupera una media anual de mil artefactos explosivos, entre bombas, granadas y proyectiles de artillería. En las últimas cuatro décadas, han sido 750.000. Cada año se encuentran unos 1000 artefactos. Del total de artefactos utilizados durante la Guerra Civil se estima que un 10% nunca llego a explotar.

Los riesgos que estos artefactos traen consigo deben ser prevenidos y controlados. El control de este problema da como resultado ventajas ya que ahorra tiempo, dinero, y da una imagen de calidad y seguridad.

En España es común encontrar objetos de la Guerra Civil que no llegaron a explosionar. En varias ocasiones obras enteras de construcción han tenido que detenerse al encontrarse con inesperadamente objetos de alto riesgo para los trabajadores y la población local, en muchos casos ocasionando incertidumbre sobre la continuidad de los trabajos y ocasionando mayores gastos económicos.

Para evitar encontrarse de forma espontánea con artefactos explosivos, es necesario determinar la posible presencia de explosivos en la zona de trabajo. En el caso que haya una alta probabilidad de encontrarse algún explosivo, se pueden tomar a tiempo las medidas necesarias.

Con un enfoque personalizado e independiente Bombs Away da asesoramiento en las diferentes fases de diseño, investigación y ejecución de cada proyecto. Gracias a nuestros años de experiencia y acercamiento, podemos responder a sus necesidades de una forma rápida y flexible.